Mi juguete favorito de pequeña fueron los LEGO’s, desparramaba las piezas sobre el suelo y me ensimismaba con las millones combinaciones posibles. Puede que mis primeros proyectos fueran de plástico de colores pero algo importante había despertado en mi.

Llegó la hora decidir que carrera universitaria tomar y no fue difícil darme cuenta que la ARQUITECTURA era la carrera más completa para desarrollar mi habilidad con las matemáticas, la física, la historia, el dibujo y por supuesto el diseño que ya formaba parte de mi desde mis primeros años de vida.

«el único verdadero viaje de descubrimiento consiste, no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos»

Marcel Proust

Durante este período me inspiré y conocí nuevas posibilidades del diseño. Mi imaginación no paraba de volar con cada nuevo proyecto. Aprendí a utilizar programas de 3D y edición de imágenes que me ayudaban a comunicar cada vez mejor mis ideas.

Graduación en Auditorio Alfredo Kraus, Las Palmas de Gran Canaria.

Después de estudiar mis estudios de Grado, hice un MÁSTER de diseño de interiores. Necesitaba de algún modo controlar por completo el resultado final de los espacios que imaginaba.

Fue un año después cuando empecé PROFESIONALMENTE a formar parte de un estudio de arquitectura, el cuál me permitió materializar mis ideas en viviendas. Allí puse en práctica todo lo aprendido en cuanto a diseño de instalaciones, distribución de espacio y optimización de posibilidades. Además añadí muchos conocimientos sobre redacción y gestión de proyectos, además de la importante comunicación con el cliente.

Posteriormente formé parte de una empresa de REFORMAS, lo que me permitió establecer contacto y negociación con constructores y proveedores de las obras, además de perfeccionar mis habilidades elaborando presupuestos completos de cada proyecto.

En la oficina